sábado, 20 de agosto de 2011

Cupcakes de limón (The Hummingbird Bakery)


Me encanta el limón, más que el chocolate, más que la vainilla, lo que me apasiona es el limón, así que estos cupcakes, tan sencillos y jugosos y con ese toque delicioso de limón, se han convertido en mis preferidos.

La receta está extraída del libro de Cupcakes y Muffins de la Hummingbird Bakery una pequeña joya de los cupcakes que no os podéis perder. La receta original lleva frosting de buttercream pero yo he optado por una cheese cream con un toque de limón que queda mucho más fresquita y menos dulzona para mi gusto.



INGREDIENTES (para 12 cupcakes)

120 gramos de harina de trigo
150 gramos de azúcar
1 cucharadita  de levadura
2 cucharadas de ralladura de limón y un poco más para decorar
40 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
120 mililitros de leche entera
1 huevo

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 175º C

Tamizar la harina y poner en un cuenco o el bol de la batidora/amasadora junto con el azúcar, la levadura, la ralladura de limón y la mantequilla. Batir a velocidad baja con varillas o amasadora hasta que se integren los ingredientes y tenga un aspecto arenoso. Añadir la leche poco a poco sin dejar de batir. Incorporar el huevo y batir hasta que esté bien mezclado.

Echar la mezcla en 12 cápsulas de papel colocadas en una bandeja de cupcakes o en moldes de silicona. Llenar poco más de la mitad y hornear unos 25 minutos, hasta que estén dorados y al pinchar con un palillo este salga limpio (dependerá de cada horno).

Una vez listos sacar del horno y dejar dentro de la bandeja de cupcakes durante 5 minutos. Trasladar después a una rejilla y dejar enfriar por completo.



FROSTING CHEESE CREAM

300 gramos de azúcar glass tamizada
50 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
125 gramos de queso crema (tipo Philadelphia)
1 cucharada de ralladura de limón

Batir el azúcar y la mantequilla hasta que se mezclen bien (cubrir el recipiente para no crear una nube de azúcar en nuestra cocina). Añadir el queso y la ralladura de limón y batir hasta que quede cremoso e integrado.

Ya sólo queda decorar. En esta ocasión en vez de usar la socorrida boquilla 1M de Wilton opté por la 1F y el resultado me gustó. Un poquito de ralladura de limón por encima y  ¡listo! Espero que os gusten


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada