miércoles, 21 de septiembre de 2011

Pink cakeballs o bizcobolas rosas ;-)



¿Y eso qué es? ¿Bombones? ¿Trufas rosas? Seguro que quien las vea por primera vez os pregunta y no acierta... y es que las bizcobolas, a parte de ser muy sencillas, son bastante sorprendentes. Y además nos permiten aprovechar restos de bizcochos, de torneados o de experimentos, de magdalenas, de cakes o cupcakes, de galletas... lo que se os ocurra, que sea dulce y esté en buen estado, por supuesto. Cualquier masa que pueda desmigarse puede convertirse en cakeballs o bizcobolas.

La receta no puede ser más simple, quizás puede ser un poco más engorrosa la cobertura pero hay varias maneras de facilitar la tarea.

INGREDIENTES

Restos de bizcochos, magadalenas, galletas, etc.
Queso crema tipo Philadelphia, buttercream, etc.
Cobertura de chocolate, chocolate blanco, Candy Melts...


PREPARACIÓN

Y es todo, no pongo cantidades porque dependerán de la cantidad de restos de bizcocho o galletas que queráis aprovechar. La cantidad de queso crema suele ser la mitad del peso de las migas de bizcocho, pero es más bien a ojo, hasta conseguir una pasta consistente para formar pequeñas "croquetas". Se pueden hacer también mezclando con buttercream pero yo lo encuentro demasiado dulce, prefiero el queso.

En primer lugar tenemos que desmigar bien los bizcochos, magdalenas, cupcakes o los restos que tengáis guardados, con las manos o con un robot tipo Thermomix. Añadimos después el queso y mezclamos hasta conseguir una masa muy homogénea que no se deforme al hacer bolas. Ahora podemos ya formar las bolas pero será mucho más sencillo si dejamos reposar la masa unas horas en la nevera, incluso de un día para otro. Una vez fría pasamos a formar bolas del tamaño deseado, aunque es recomendable que sean tipo nuez, de unos 25 gramos, 30 como mucho, para luego manejarlas bien en la cobertura.

Si hemos tardado en formarlas podemos enfriarlas de nuevo otro rato en la nevera y así mientras fundimos la cobertura.

Para el baño final de las bolas podemos usar chocolate de cobertura, chocolate blanco, Candy Melts (unas gotas de chocolate muy típicas en USA, ideales para fundir, y que se encuentran también en España en tiendas especializadas) que es lo que he usado yo para estas cakeballs rosas. Sólo hay que derretirlo, en el microondas o al baño maría, cuidando mucho en ambos casos, que no se queme y que no se humedezca.



Un cuenco de cierta profundidad nos ayudará en la tarea de cubrir las bolas. Métodos para hacerlo hay varios. En mi caso, las pincho con una brocheta, como si fuese a hacer cakepops (que es lo mismo, bizcobolas o cakeballs pero presentadas en un palo, a modo de chupa chups), las sumerjo en la cobertura y las muevo en círculos para que se impregnen bien. Después las saco y paso un tenedor por el palo, soltando la bizcobola en el tenedor. Del tenedor, con ayuda del palito, las paso a una hoja de papel de hornear donde ya las dejo enfriar. Y así una por una. Si el proceso se alarga es posible que tengamos que calentar de nuevo la cobertura, sobre todo si usamos Candy Melts.



Podemos dejar las cakeballs tal cual o decorarlas con cualquier cosa comestible que se nos ocurra, chocolates, candy melts, sprinkles, fideos, fondant, etc. Las posibilidades son infinitas... y como muestra un botón, por si aún no lo conocéis: Bakerella 

Y si queréis saber más cosas sobre las bizcobolas, recetas, consejos y tutoriales no os podéis perder el blog Tartas con Magia, de Morgana, toda una experta en la materia.

1 comentario:

  1. Madre mía!! Qué pinta!! No puedes mandarme un par?? :)

    ResponderEliminar